top of page

Vivir como en un hotel



Por Katherine Rahal


“Vivir como en un hotel” ese fue el encargo que me hicieron mis clientes para su departamento.

Ellos son una pareja joven, donde ella trabaja todo el día afuera y él hace home office.

El departamento elegido es de arquitectura integrada, o sea la cocina unida con el living, lo que facilitó poder diseñar este look de un espacio con un gran living comedor como si fuera la suite presidencial.


La inspiración la tomamos de Brasil donde la madera al interior de los ambientes es sumamente protagonista, este elemento le da una calidez única al ambiente.


Buscamos además trabajar con una paleta neutra, grises, negros y azules lo que nos otorgó una elegancia y soltura muy rica. Usamos espejos para decorar, y los diseñamos con unas formas bien entretenidas para salir de lo típico, integramos la TV al living en un mueble múltiple que contenía además un bar y por supuesto trabajamos la iluminación de manera fundamental.


El comedor lo desarrollamos en la isla de la cocina, como no encontrábamos sillas que nos gustaran y la altura era un poco más alta que una mesa normal, las mandamos a hacer a medida, inspirándonos en un taburete europeo que nos encantaba, las tapizamos de un azul índigo y quedaron tan lindas que nos dejó a todos felices.


En el living pusimos un gran sofá blanco hueso con una mesa cubo de mármol negra,

una banqueta de cuero camel y poltronas grafito, el look quedó realmente sofisticado.


Respecto de la iluminación, nos jugamos el cielo con rieles negros como si fuera una instalación de museo y las lámparas de sobremesa son de diseño originales italianas ¡Un sueño!


En la pieza principal sí que nos jugamos una carta bien especial, hicimos un respaldo de muro a muro, pero con curvas en los costados, tapizado en eco-gamuza color greige, un diseño único que no habíamos visto en Chile, en él suspendimos dos veladores negros en chapa de Fresno negra ¡Quedó de alto impacto!


Finalmente, una vez más, me llena la magia que tiene el interiorismo, poder transformar los espacios para hacerlos únicos y representativos de quienes los habitan. Hoy más que nunca hemos aprendido a vivir la vida como si fuera el último día, queremos vivir bien, queremos vivir en espacios lindos, cálidos, acogedores.


¡Los invito a ver las fotos y a que me dejen sus comentarios!

¡Les mando un abrazo!


Katherine