¡Tendencias que marcan la pauta!



por Katherine Rahal


Si hay algo que une a los amantes del buen diseño y la decoración, es la alegría de vivir. Está comprobado que quienes esperan impacientes la llegada de nuevas tendencias, una nueva revista, un artículo interesante, siguen buenas referencias en Instagram, son amantes de la buena vida, de celebrarla y de vivir en un lugar precioso.


Por eso, a la hora de estrenar esta columna, -qué nervios, es casi como otra primera vez-, pensé que un buen tema sería cómo se nos viene la mano en temas de Interiorismo, sobre todo tendencias y qué pasa ahora después de estos años que nos han marcado con un antes y un después.

Paso a contarles de algunas, ya que son muchas, pero estas son las que nos marcan la pauta.


1.- Biophilia


¿Alguna vez escuchaste este término?


“Con la llegada de la pandemia, se hizo más evidente la necesidad de reconectar con la naturaleza desde nuestras propias casas. En términos de diseño, la biophilia es aquella tendencia que tiene como punto de partida los beneficios que trae la conexión e interacción del ser humano con los entornos naturales. Esto se traslada a la arquitectura y el diseño interior a través de las formas, los materiales, el protagonismo de las plantas y el manejo de colores neutros, tonos tierra y acentos en verde, que en conjunto, configuran espacios enfocados en la salud y el bienestar. Se caracteriza por traer elementos del mundo natural a los espacios construidos; agua, vegetación, aprovechamiento de la luz natural y uso de materiales naturales como la piedra, la madera y las fibras naturales tanto en acabados arquitectónicos como en objetos y mobiliario. Además, tiene un fuerte componente sostenible, no solo por los materiales protagonistas, sino también por la presencia de elementos artesanales, hechos a mano, que rescatan tradiciones y las ponen en valor en el contexto actual del diseño moderno”.


2.- El valor de los materiales reciclados


Imposible pasar indiferente este 2022 ante los textiles de material PET, sobre todo hablando desde la perspectiva sostenible. ¿Qué es el PET? Tereftalato de polietileno.

Dicho fácil y claro, se trata de fibras obtenidas gracias, entre otros, a botellas de plástico recicladas o recuperadas del océano. Así damos una segunda vida al plástico. ¡Y qué vida! Los textiles PET son muy resistentes y aptos para exterior, siempre sin perder la suavidad del tejido y, con un buen diseño, evitamos que den una apariencia artificial.

El diseño no solo puede ser estético y funcional, sino que debe ser respetuoso con nuestro planeta y con las personas que vivimos en él.


3.- Muebles metálicos en colores


Nos flexibilizamos, llegaron los muebles livianos, en metal, estanterías, arrimos, mesas. Y ya no mas en negro, vivan los colores vibrantes y también los pasteles. Necesitamos nuevas formas, alimentar espacios pequeños y con presupuestos para todos. Esta tendencia vino para quedarse un buen rato.


4.- Papeles murales


Sigue la calidez del papel, como revestimiento de muros nos entrega una calidez distinta a la pintura (que también amamos y seguirá siendo la reina de los muros). La diferencia notable es que este año los patrones botánicos pasaron de ser grandes hojas a diseños más abstractos. Formas orgánicas, colores suaves y patrones inspirados en la geometría de nuestro planeta. Líneas, curvas, capas y texturas increíbles en una paleta que te conecta con la naturaleza.


5.- Barro, terra y cotto.


Siguiendo con la conexión a la madre tierra, nuestros pavimentos pasan del cemento a los barros.

Una concentración de piezas recicladas, restauradas, artesanales o con historia que aportan al espacio un estilo ecléctico y elegante.

Es el material perfecto para derrotar el reinado del porcelanato. Su premisa es la búsqueda de los tonos naturales presentes en la tierra, para nuevamente ayudar a nuestra casa a conectar con la naturaleza. “Tiles” hechos únicamente en arcilla, cerámica o barro y con formas originales, que permiten jugar con la instalación y además combinarse entre ellos.

Su apariencia desigual (no están fabricados en serie) dan el punto de naturalidad a tu espacio. Otro dato a favor de esta tendencia, son las propiedades aislantes del material.

Para combinarlo recomendamos colores muy neutros: tonos beiges, piedra y “empolvados”, para que realmente la arcilla.


Me presento antes de despedirme, soy interiorista y llevo más de 20 años trabajando en este mundo, enamorada de la arquitectura, de la iluminación, de la capacidad que tenemos de transformar los espacios, de elevar la experiencia del habitar. Lo bueno que dejó la pandemia, es que todos descubrimos que necesitábamos vivir en espacios cómodos, agradables, lindos, esa cosa rica indefinible de amar tu propio espacio.


K!