Guía para elegir tu lavaplatos


por Gröner


Elegir el lavaplatos adecuado significa conocer el tamaño, la forma, el espacio, el material, las necesidades de la habitación y el tipo de encimera en el cual se instalará. Acá te dejamos toda la información necesaria para que puedas conocer y descubrir todo lo que escoger el lavaplatos ideal para tu cocina:

Según el tipo de instalación

Sobre cubierta: Lavaplatos encastrados sobre la encimera. Son muy versátiles y funcionales por lo que se puede utilizar en cualquier tipo de encimeras, aunque se recomienda para superficies laminadas y de madera. Requieren una limpieza más profunda en los bordes.

Bajo cubierta: Lavaplatos instalados bajo la encimera, aportan continuidad y favorecen a la limpieza. No todas las superficies son resistentes al agua, por lo que te recomendamos que para este tipo de instalación, las encimeras sean de granito, sintéticas o de piedra y evitar superficies de madera.

Flash-Mount o Enrasado: Lavaplatos instalados a ras de la encimera. El perfil queda al mismo nivel que el canto de la superficie, lo que aporta continuidad, elegancia y favorece la limpieza. Son ideales para quienes buscan un diseño de encimera totalmente lisa.

Por la forma y tamaño del lavaplatos


El número y el tamaño de las cubas están determinados por cómo los usarás y el espacio de tu cocina. Los lavaplatos de una cubeta son ideales para cocinas más pequeñas y para quienes cuentan con un lavavajillas ya que su uso es reducido y optimizan el espacio. Los Lavaplatos de dos cubetas permiten realizar múltiples tareas simultáneamente.

Elige el material del lavaplatos

Existe una gran variedad de materiales tales como: acero inoxidable, de resina, cerámica o granito. Su elección está definida por su durabilidad, mantenimiento y estética.

Los lavaplatos de acero inoxidable son uno de los materiales más populares debido a su durabilidad y facilidad de limpiar. Se adaptan a todos los estilos de cocinas y combinan muy bien con muchos gabinetes. También existen lavaplatos revestidos con tecnología PVD Nano, que es altamente anticorrosiva y antibacterial. Esta tecnología aporta mayor durabilidad, protege contra altas temperaturas, impacto y rayas, facilita la limpieza y su proceso de producción es amigable con el medio ambiente.

Los lavaplatos de resina disponen de una gran cantidad de colores, sin embargo, al igual que los lavaplatos de cerámica, estos no son muy resistentes y fácilmente puedes dañarlo con un golpe.

Una vez que hayas decidido el tipo de lavaplatos que más se acomode a tu cocina, elige una grifería y accesorios que combinen con el lavaplatos. ¡Te sorprenderás el protagonismo que tomará tu cocina!