La silla como fuente de inspiración


Desde los inicios de la historia, el descanso ha sido un tema fundamental en nuestras vidas, el eje central de nuestro bienestar y parte importante del HABITAR, donde arquitectos, diseñadores, artistas y artesanos han jugado un rol protagónico, incorporando la importancia del descanso en la visión espacial de sus proyectos y obras, pero también en las aulas.

En este contexto, La Silla como “objeto”, paso de ser un elemento funcional y simple, a ser una fuente de inspiración para grandes profesionales del diseño, logrando trascender trasversalmente en el tiempo convirtiéndose en una verdadera obra de arte. Orgullosos estarían algunos de los grandes como Le Corbusier, van der Rohe, o Rietveld, al ver que sus más importantes diseños han logrado mantenerse vigentes hasta del día de hoy, consagrando sus obras y convirtiéndolos en los grandes diseñadores de nuestra era. Trazos que han dejado huellas y que a pesar de haber sido diseñadas hace muchos años, siguen marcando un precedente en esta insaciable industria del diseño.

Hoy, encontramos en el mercado muchos de estos prototipos. Extraordinarios ejemplos, que incluso se han transformado en objetos de deseo y obsesión para los amantes del diseño. “Objetos de culto” dicen algunos al referirse a sillas como la Barcelona, womb o Le Corbusier. Diseños que en la actualidad y a pesar de encontrarse en tiendas bastante exclusivas, se obtienen a precios accesibles y no inalcanzables como antaño.

Un buen proyecto de ambientación no necesariamente debe estar ligado a objetos caros o difíciles de conseguir. Considerando que una silla de diseñador siempre será un excelente aporte, hoy es posible desarrollar buenos bocetos a partir de propuestas más económicas, que contemplan calidad y confort, elementos fundamentales para un buen descanso, pero que también pueden transformarse en un gran aporte estético, según la función que definamos tenga dentro de un espacio a desarrollar.

La elección de una silla es proporcional al uso y función que ésta cumplirá dentro de un ambiente. Será diferente si es elegida para un comedor, donde la permanencia en transitoria y puntual, que para un ambiente de trabajo. En el caso de una silla de comedor dada su función, podemos prevalecer el diseño por sobre la comodidad, no así en un escritorio o espacio que se designe a la lectura, donde la silla en sí misma, puede ser la gran protagonista. En este último caso es necesario considerar que no solo debe ser atractiva, sino además, lo suficientemente confortable para poder estar sobre ella el tiempo que requiera un buen libro.

El diseño pasa desde unas sofisticadas sillas o sillones de cuero, con acabados trabajos en metales y cromos, hasta los más livianos y divertidos modelos como la silla Ant. o los más revolucionarios y controversiales que día a día toman mayor fuerza por su bajo costo y gran aporte en diseño. Existen los divertidos, cómodos y manejables como algunos modelos inflables que pueden transformar cualquier espacio en una aventura lúdica y llena de color.

Sin duda, LA SILLA, corresponde a uno de los principales e indispensables muebles que debemos tener para que un espacio habitable funcione y cumpla con su objetivo de origen: El Descanso. Es importante poder identificar el mejor equilibrio entre diseño y funcionalidad, sólo de esta manera lograremos espacios bellos, llenos de color y diseños extraordinarios, sino también lugares cómodos, armónicos y que ergonómicamente están aptos para el desarrollo de las actividades que nosotros le designemos para ese ambiente.